6 reglas de oro que debe cumplir un libro para enganchar al lector

6 reglas de oro que debe cumplir un libro para enganchar al lector
lector

Si eres escritor o estás pensando en empezar a escribir, seguro que tienes una historia que contar. Pero, ¿serás capaz de conseguir el éxito con ella? ¿Conoces las mejores técnicas narrativas? ¿Sabrás enganchar al lector a tu historia?

Tranquilo, son preguntas que todo escritor se hace. Para aportar en este propósito aquí os dejo 6 pautas que harán que vuestra historia atrape al lector.

lector

1. Un inicio cautivador

El primer párrafo de una novela mueve al lector a un marco escogido y fijado por el escritor, siendo un ambiente con una determinada atmósfera que nos hace adentrarnos en el mundo al que el escritor quiere llevarnos. Un buen principio lo será todo, conseguirá engancharnos y que queramos seguir dentro de ese marco o no.

 

2. Buenas descripciones

Saber hacer llegar al lector lo que le queremos mostrar. Escoger los detalles que muestran el mundo que les estás contando. Podemos ver claramente en los siguientes textos cómo el autor puede conseguir atrapar al lector dado una visión profunda que nos adentra en el marco que nos quiere mostrar.

«Él era un clérigo cerbatana, largo solo en el talle, una cabeza pequeña, pelo bermejo (no hay más que decir para quien sabe el refrán), los ojos avecinados en el cogote, que parecía que miraba por cuévanos, tan hundidos y oscuros, que era buen sitio el suyo para tiendas de mercaderes». El Buscón. Francisco de Quevedo.

 

«Nébel fijó entonces atentamente los ojos en la hermosa criatura. Era una chica muy joven aún, acaso no más de catorce años, pero completamente núbil. Tenía, bajo el cabello muy oscuro, un rostro de suprema blancura, de ese blanco mate y raso que es patrimonio exclusivo de los cutis muy finos. Ojos azules, largos, perdiéndose hacia las sienes en el cerco de sus negras pestañas. Acaso un poco separados, lo que da, bajo una frente tersa, aire de mucha nobleza o de gran terquedad. Pero sus ojos, así, llenaban aquel semblante en flor con la luz de su belleza. Y al sentirlos Nébel detenidos un momento en los suyos, quedó deslumbrado». La catedral. Vicente Blasco Ibañez.

3. Establece un conflicto

Toda historia necesita de un conflicto. El conflicto es todo aquello que se opone al objetivo que el protagonista se ha propuesto conseguir. Es lo que aporta drama a la historia. Sin conflicto no hay trama. En este punto distinguiremos entre:

Conflicto interno

Conflicto que podemos enmarcar dentro del crecimiento personal del personaje. Todo personaje tendrá su pasado y este puede provocar determinados problemas a los que tendrá que hacer frente durante el desarrollo de la historia.

Conflicto externo

El conflicto externo se produce entre dos o más personajes o entre un personaje y su entorno. Todas las situaciones en las que los personajes choquen crearán un conflicto externo. El conflicto externo será el que obligue al personaje a tomar decisiones y realizar cambios.

De la mano, conflicto interno y externo, impulsarán la trama hacia delante.

4. Evita rellenar

Debemos evitar escribir por escribir. Es necesario que la secuencia de escenas tenga un sentido y aporte algo al conjunto de la trama. Para ello es importante que incluyamos ciertos detalles que hagan de la escena algo más profundo que el simple relato de lo que está pasando.

Para mantener al lector enganchado a la trama, será necesario que esta avance y que vaya nutriéndose a lo largo de la historia. Nos ayudará en este sentido profundizar en nuestros personajes y aportar cosas nuevas sobre ellos durante su toma de decisiones y entradas en conflicto. Profundizar en sus sentimientos y emociones hará al lector adentrase mejor en la trama.

«Un drama es la vida sin las partes aburridas.» Alfred Hitchcock

5. Consigue que el lector empatice con tu protagonista

 

Para generar curiosidad en el lector necesitamos que haya algo atrayente en nuestro protagonista. Por mucho que te hayas esmerado en crear una trama vibrante para tu novela, si el lector no consigue empatizar con el protagonista de tu historia, seguramente no llegue a terminar la novela.

Un gran protagonista será un elemento fundamental para atrapar al lector. Ser vulnerable o dotar a tu protagonista de límites morales hará que sea más fácil empatizar con él.

 

lectores6. Genera suspense

Nada mejor para mantener al lector pegado a nuestra historia que generar suspense. No es otra cosa más allá que conseguir mantener una sensación de peligro durante todo el relato. Generará expectación y mantendrá al lector en vilo hasta el desenlace del nudo.

Lo podremos lograr mediante diferentes métodos como introducir pistas poco a poco a modo cuentagotas, o comportamientos extraños en algún personaje que haga entender al lector que le falta algo de información que tiene que conseguir.

¡Ahora os toca a vosotros!

¿Qué te han parecido estas pautas?

¿Quieres contarnos algún otro truco para mantener al lector enganchado?

Consultad otros de nuestros consejos para escritores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *