La venta de libros según el canal de distribución

libro

A pesar del avance inexorable del ebook y de las publicaciones digitales entre las que se incluye la autopublicación, la evolución de la venta de libros tienen como líder el canal de las tiendas o librerías de siempre.

Y el incremento de ventas en este canal es real con respecto al año anterior cada vez, así lo afirman los datos estadísticos de la industria que hablan desde el 2014 y 2015. Y el dato confirma una evolución positiva también en las llamadas cadenas de librerías. Este canal, lejos de quedarse atrás o batirse en retirada, cobra relevancia y buscarla excelencia de la marca y la diferenciación en sus librerías

Pero sin duda el canal de mayor crecimiento relativo comparado con el de librerías es el digital, aunque el sector oficial del gremio librero en España aduce enormes pérdidas por culpa de la piratería en internet. Esta incidencia dice dinamitar el crecimiento de las ventas en el canal tienda y que probablemente nunca llegue a recuperarse de la crisis que ya cumple una década.

Pero la piratería, que lleva a la descarga indiscriminada de libros de manera gratuita y de títulos recientes, no representa un volumen que afecte significativo, sobre todo teniendo en cuenta el auge lento pero permanente de la autopublicación en internet. Este sistema, que acerca de una manera novedosa a los lectores y a los autores con sus obras, todavía no ha supuesto una preocupación para la industria librera, pero podría llegar a serlo a la vuelta de tan solo unos pocos años.

Los distribuidores son otro escalafón que continúa apareciendo como figura a veces imprescindible pero que acusó la caída de las ventas y dice que no volverá a mostrar la vitalidad de entonces. Siendo una figura de mucha importancia para autores que confían en el canal tradicional y en sus métodos, la tendencia es su paulatina desaparición.

Otro canal indirectamente ligado a la venta de libros son las bibliotecas, unas figuras culturales dependientes en su mayoría de las instituciones públicas pero cuyo fuerte no está basado en los títulos recientes. Este colectivo se queja de la falta de apoyo económico y el mal enfoque de la producción que revierte en sus lectores, que no encuentran más que libros fuera de los circuitos actuales. Piden mayor presupuesto a la Administración pública pero ésta se parapeta en la crisis.

Entrevista a Daniel Soria Velázquez, autor de Grisálida

Daniel Soria Velázquez

Daniel Soria Velázquez nació en la ciudad de Valladolid, en el año 1971. Ya desde pequeño se apasiono por lectura y la escritura,  a las que dedicaba la mayor parte de su tiempo libr. Por eso en su etapa escolar siempre destacó en este apartado, y se granjeó varias menciones y reconocimiento por parte de sus profesores.

Escribir siempre ha sido una necesidad para él, y como resultado nacieron múltiples cuentos e historias aunque nunca se había animado a publicarlas. No fue hasta que empezó a trabajar en una Librería junto a su mujer, y allí, rodeado de letras y de cultura, por fin se decidió a escribir su primera novela en serio que no es otra que Grisálida.

  • Siempre te ha apasionado leer y escribir, pero, ¿Qué fue lo que te animo a publicar? ¿Por qué Grisálida y no otra historia?
    Bueno, la verdad es que me animé cuando vi que la novela había quedado como yo quería. Sinceramente, nunca había escrito una historia tan larga, y, aunque apenas me llevó tres meses terminarla, luego tardé varios años en conseguir que quedase a mi gusto. ¿Y por qué Grisálida? ¡Hum!, quizá porque aborda un tema del que yo quería dar mi opinión o mi punto de vista, dentro del conjunto de varios factores. ¿Qué factores? Verás, para no extenderme demasiado diremos que, desde los años noventa, me llamó mucho la atención el auge de noticias acerca de mujeres asesinadas por sus compañeros sentimentales (algo que, como vemos, no ha cambiado demasiado en la actualidad), y eso, más adelante, me hizo preguntarme algunas cosas que, en apariencia, los Medios ni siquiera mencionaban. Porque, ¿qué puede hacer una mujer maltratada cuando ya no soporta más la situación en la que está? Si quitarse la vida puede ser una opción válida, ¿no habrá casos de suicidios que también sean consecuencia de la violencia de género?… No existen datos sobre ello, pero, dado que hay miles de suicidios al año en España, lo lógico es pensar que sí. Entonces, ¿los posibles culpables son, legalmente, inocentes? A mí me parece muy injusto.
    Otra de las claves de la novela, que también me llamó mucho la atención en su día, es el derecho a tener una muerte digna (lo cual, inevitablemente, nos hace pensar en Ramón Sampedro, supongo). Es decir, Elena, la protagonista, opta por quitarse la vida para acabar con el sufrimiento al que le tiene sometida su marido, porque no ve otra salida ni ningún tipo de futuro en su existencia; pero opta por hacerlo de una manera digna para ella, o al menos de una manera en la que hacerlo le suponga una paz espiritual acorde a un mínimo de dignidad, alejada completamente de la brutalidad del marido. ¿Una decisión respetable? ¿Polémica? Sí, quizá.
    Por lo tanto, tenía una historia interesante para ser narrada; y además, como no quería caer en un exceso absurdo, o crear morbos inapropiados, o conflictos violentos, decidí que la acción tenía que comenzar cuando nuestra protagonista ya ha tomado la decisión de morir, y se dirige a Galicia precisamente para ello. Así, la idea del “suicidio como consecuencia de la violencia machista” ya venía implícita en el mensaje, sin tener que afrontar el doloroso proceso que la ha llevado hasta ese punto. Por eso elegí Grisálida y no otra historia.
  • ¿Cuáles son tus autores de referencia? ¿Y un libro en particular que te haya marcado?
    De pequeño disfruté con todos y cada uno de los libros de Julio Verne que cayeron en mis manos, y con otros relatos de fantasía y de aventuras de distintos autores. Después, comencé a leer novelas más serias, aunque en ese ámbito no tenía nombres de referencia. Sin embargo, empecé a interesarme en obras que yo consideraba que estaban muy bien escritas, o que tenían algo que las hacía destacar de alguna manera. Por eso, cuando llegó a mis manos “El Señor de los Anillos”, de J. R. R. Tolkien, todo cambió para mí; y durante mucho tiempo esa fue la historia que marcó mi vida, aunque no influyó en mi forma de escribir, porque yo tenía mi propia manera de estampar los pensamientos y los sentimientos sobre el papel. (Por eso, aunque Grisálida homenajee declaradamente a Tolkien, no es ni mucho menos una novela de Fantasía; es muy diferente).
    Sin duda, y aclarado esto, el libro que más me ha marcado ha sido “El Señor de los Anillos”, aunque también me encantan “El nombre de la rosa”, “Niebla”, “1984”, “Los vampiros de la mente” (que no tiene nada que ver con vampiros, por cierto), “El judío errante”, “Los pilares de la Tierra”, “Los renglones torcidos de Dios”, “El señor de las moscas”, “Matar a un ruiseñor”, “Platero y yo”, los “Cuentos” de Cortázar, “Un viejo que leía novelas de amor”, “La ladrona de libros”, etc, etc.
  • En Grisálida se trata temas muy duros como el suicidio y el maltrato ¿Ha sido complicado empatizar con tu personaje?
    Realmente no. De alguna forma, muchas de las dudas y las preguntas que se hace Elena a lo largo de la novela, son inquietudes que ya existían en mi mente, y que no tienen nada que ver con el maltrato machista. Temores, miedos, decepciones y complejos, son parte de las situaciones que vive el ser humano cada día, y cada uno lo vive de una forma tan directa como propia, luchando con monstruos internos que se parecen demasiado entre sí. Empatizar con Elena fue fácil desde el principio (a pesar de no haber vivido ninguno de sus dramas), porque incluso antes de conocerla ya había empatizado con ella.
  • El entorno de Galicia juego un papel muy importante en el libro ¿Tiene un significado especial también para ti?
    Es curioso, porque antes de escribir la novela no había ido nunca a Galicia, y ya me encantaba. Todos los cuentos, mitos y leyendas que se escapaban de allí, se recogían en mi imaginación para darle un aire fantástico a esa región verde y misteriosa; también el idioma, el acento, las costas, los acantilados, las gentes, los bosques… Por eso la elegí para Elena. Por eso, y porque desde allí se ven las mejores puestas de sol de España.
    Sin embargo, más allá de esos detalles, Galicia tampoco tenía un significado especial para mí en aquel entonces; ahora que he estado allí tres veces, sí lo tiene, incluido el Cabo Touriñán.
  • ¿Qué nos puedes decir de Elena y Tomás, los personajes principales?
    Elena es la parte “real” de la historia, la parte humana de las mujeres maltratadas, con todos sus matices; también es un poco el “nosotros”, el “ellas”, o la vecina que podríamos tener sin sospechar por lo que está pasando. Y Tomás representa el toque “exótico, raro o fantástico”, necesario para cambiar de colores las páginas de una forma radicalmente distinta; de hecho, más de un lector pensará que se ha equivocado de libro al comenzar el Capítulo 1, porque en ese primer instante es Tomás el que tiene el protagonismo, y su protagonismo acarrea que no sepas qué pensar de lo que estás leyendo. ¿Es un farsante, un espíritu poderoso, un viejo que no lo es, o una persona normal a la que le falta un tornillo? O quizá solo sea… Tomás.
    De todas formas, tampoco quiero desvelar demasiados detalles de su trascendencia en los hechos, pero al menos diré que, al principio, lo vemos todo desde la perspectiva de Tomás, lo vemos todo a través de sus ojos infinitos, y Elena es el personaje que él está descubriendo para nosotros. Pero, a medida que transcurren las páginas, empezamos a verlo todo a través de los ojos de Elena, ella se convierte en la protagonista, y él pasa a un plano secundario en la narración, aunque nunca deja de estar presente en el subconsciente. Y claro, es ahí cuando Elena se convierte en lo que realmente es, y la que nos hace pensar con ella, sentir con ella, sufrir con ella, y casi dialogar con ella. La Grisálida como tal. (Siempre me gustó esa forma de invertir los papeles principales).
  • ¿Podremos leer mas obras tuyas en un futuro? 
    ¡Ja!, eso dependerá del Futuro. A mí me encantaría, y ya tengo una historia y una estructura para otra novela; pero claro, como decía John Connor en ‘Terminator 2’, “El futuro no está establecido. No hay destino. Solo existe el que nosotros hacemos”. Así que tendré que consultarlo con John Connor.

Muchas gracias a todos.

La predilección de los lectores de novela erótica por el formato digital

El mundo erótico atrae por igual o más al público actual. Y entre la producción destinada a satisfacer esta atracción de los adultos, se encuentra la novela erotica, un segmento literario que ha aprovechado con rapidez y la mayor eficacia el auge de la lectura digital. La aparición del ebook y el espectacular crecimiento de este formato como la nueva fórmula donde se encuentran los autores y los lectores de todo el mundo, ha resultado ser el trampolín definitivo para este singular género dentro de otro género que es la novela erótica.

novela eroticaEl motivo parece ser incluso más evidente que el del resto de los géneros, ya que el uso del ebook, además de resultar más eficaz y eficiente para los lectores por la capacidad de albergar enorme contenido en libros digitales, garantiza una privacidad absoluta en cuanto al ejercicio de la lectura como tal. Y esto, que podría no ser una razón de peso dado que siempre que un lector se decide por un título de corte erótico, nada tendría que ocultar y menos que presuponer por parte de su entorno, el ebook finalmente ha podido convertirse en el guardián perfecto de la intimidad lectora de quienes disfrutan con lectura de género erótico.

En este punto cabría preguntarse qué clase de contenido inunda las páginas de una obra que se denomina como tal. Pero dada la evolución de este llamado subgénero hasta ahora, porque ha dejado de serlo para convertirse en un deseado sector con renovados planteamientos, tenemos que decir que la orientación literaria de estos libros, ya en formato digital con el consiguiente boom que ha resultado ser, se basa en cómo la sociedad de hoy imprime erotismo y aplica erotismo en todas las facetas sociales que conocemos.

Tanto es así que ha nacido un nuevo nicho con enormes expectativas de acogida por parte del público. Un público que demanda cada vez más contenido de estas características y donde se mezclan personajes y argumentos muy ligados a la realidad social moderna. La trama que involucra poder, dinero y sexo se presenta como un cóctel ideal donde los protagonistas elevan al máximo la pasión, la ambición y también la fama.

Nuevos enfoques y un renovado carácter urbanita recorren las páginas de la novela erótica que se ha colado mejor que ningún otro género en el ebook. Intimidad, discreción y posibilidad de aficionarse sin límites a esta modalidad literaria en auge.

Entrevista a Asier Romero autor de ¿Qué eres y qué haces aquí?

Qué eres y qué haces aquí

Asier Romero es un joven de 25 años años originario de Zaragoza. Con múltiples inquietudes se inicia en el mundo de la literatura con “¿Qué eres y qué haces aquí?”. Un cuidado ensayo que sus estudios en Geografia e Historia le han ayuda a elaborar. El pasado 18 de abril salió la segunda edición y nos hemos sentado a charlar con él para conocerle más

  • ¿De dónde surge la idea de escribir este libro?
    Sinceramente de las injusticias que veo en la televisión y, sobre todo, de mis propios sufrimientos en la vida. Llega un punto en el que te preguntas por qué te ocurren esas cosas y si realmente merece la pena sufrir por ellas; a partir de ahí empiezas a cuestionarte todo, observas el mundo que tienes alrededor (animales, plantas) y ves que desarrollan su vida felizmente (al menos el porcentaje que tenía a mi alrededor) hasta que mueren y ves que realmente es absurdo estar preocupado por cosas materiales cuando ellas y tu vais a desaparecer igual. Creo que tener la certeza de la muerte presente en el día a día sirve para valorar mucho cada uno de ellos, no hace falta padecer ninguna enfermedad mortal para ello, todos moriremos tarde o temprano. Luego es comenzar a analizar el mundo comparándolo con el de los animales y ver la similitud de comportamientos. También hay que decir que mi carrera universitaria me sirvió mucho para aprender y desarrollar el cerebro. No sabía como expresar todo esto y decidí que la escritura era una vía de escape para ello, luego pensé que debía intentar difundir esta idea para que la gente reflexione por si misma.
  • Para aquellos que no lo conozcan, preséntaselo:  
    ¿Qué eres y qué haces aquí? Es un título dónde se cuestionan los diversos aspectos de la vida humana (economía, sociedad, política, nacionalismos….etc) de una forma naturalista, explicando la raíz de la cuestión más allá de debates sobre el capitalismo o el comunismo o si izquierdas o derechas o incluso la corrupción para que el lector los observe, después de la lectura, desde un punto de vista nuevo y que quizá no se había planteado hasta entonces. Posteriormente el libro abarca, una vez explicados los debates que se tratan en el día a día, temas más complejos como la existencia de la propia vida o del universo desde un punto de vista racional, para que de nuevo sea el mismo lector el que observe estas cuestiones desde un nuevo punto de vista.
  • ¿Cuál es su esencia?
    La esencia del libro es la reflexión personal pero también presento soluciones a problemas actuales como las crisis económicas o el auge de los nacionalismos. Invito a que la gente piense por sí misma (no nos engañemos, no todo el mundo lo hace) pero también defiendo la importancia y los derechos de los animales y las plantas (por el hecho de que somos similares a ellos), planteo una sociedad donde la nación sea una, la Tierra, o cómo evitar nuevas crisis económicas. Si la esencia del libro se pudiera resumir en una frase utilizaría la famosa frase de El Rey León: “vive y deja vivir”.
  • ¿Cómo definirías tu estilo? ¿Qué es lo que quieres trasmitir?
    El estilo del libro es variado, tiene economía, naturalismo, psicología…etc. Si se refiere a mi estilo de escritura…bueno, creo que no tengo un estilo fijo (por ejemplo no sólo escribo novela negra o, en este caso, ensayos psicológico-didácticos), escribo lo que siento o lo que me gusta pero siempre intento que la escritura sea correcta, amena y clara; es cierto que “¿Qué eres y qué haces aquí?” es un ensayo del estilo que he mencionado pero creo (estoy casi seguro) de que no escribiré más de ese estilo, de hecho ahora mismo estoy desarrollando una saga que tiene varios toques (ciencia ficción, fantasía, novela negra, drama…etc) pero tampoco creo que me dedique a ese género toda la vida.Sobre lo que quiero trasmitir con el libro es, como ya he mencionado, que la gente reflexione y piense por sí misma, incluso aquellos que consideran que tienen una vida plena y satisfecha, no sólo aquellos que están enfadados o defraudados con la situación del mundo actual y que buscan una explicación a todo lo que ocurre. Lo que quiero trasmitir esque un mundo distinto, nuevo y mejor, es realmente posible pero para conseguirlo tendremos que hacer un esfuerzo, todos.
  • ¿Qué le dirías a aquellas personas que estén dudando si tu libro es para ellos?
    El estilo del libro es variado, tiene economía, naturalismo, psicología…etc. Si se refiere a mi estilo de escritura…bueno, creo que no tengo un estilo fijo (por ejemplo no sólo escribo novela negra o, en este caso, ensayos psicológico-didácticos), escribo lo que siento o lo que me gusta pero siempre intento que la escritura sea correcta, amena y clara; es cierto que “¿Qué eres y qué haces aquí?” es un ensayo del estilo que he mencionado pero creo (estoy casi seguro) de que no escribiré más de ese estilo, de hecho ahora mismo estoy desarrollando una saga que tiene varios toques (ciencia ficción, fantasía, novela negra, drama…etc) pero tampoco creo que me dedique a ese género toda la vida.Sobre lo que quiero trasmitir con el libro es, como ya he mencionado, que la gente reflexione y piense por sí misma, incluso aquellos que consideran que tienen una vida plena y satisfecha, no sólo aquellos que están enfadados o defraudados con la situación del mundo actual y que buscan una explicación a todo lo que ocurre. Lo que quiero trasmitir esque un mundo distinto, nuevo y mejor, es realmente posible pero para conseguirlo tendremos que hacer un esfuerzo, todos.
  • ¿Qué le dirías a aquellas personas que estén dudando si tu libro es para ellos?
    Que le den una oportunidad, estamos hablando de un libro bastante corto en duración pero que va al grano desde el primer momento. Si lo leyeran entero no les va a hacer perder un tiempo considerable (en caso de que no les gustara) y quizá aprendan algo nuevo, y ya saben que el saber no ocupa lugar. Para saber si un libro es para ti lo primero es leerlo, es cierto que si viene aconsejado por otros, mejor, pero el juicio lo debe establecer él mismo. Mucha gente va al cine a ver una película de la que no sabe nada de nada, a ver que se encuentra, con los libros pasa lo mismo, si no tienes referencias (aunque las hay en Internet) y dudas de si te va a gustar o no plantéatelo como una película, puede entretenerte o no, aprenderás o no, pero con este libro, al igual que con una película, no perderás un tiempo descomunal de tu vida en probarlo.
  • ¿Qué autores te inspiran?: 
    Bueno como ya he mencionado para este libro no me he inspirado en nadie más que en los sucesos de la historia (desde la prehistoria  hasta el mundo actual) y en mis experiencias personales. De hecho, aunque pueda parecer un libro filosófico en algunos puntos, no me he inspirado en ningún filósofo actual o de épocas pasadas (es más, detesto la filosofía).Para escribir, en general, me inspira casi todo (cine, música, videojuegos y, como no, la lectura). Como autores me inspiran aquellos que han realizado grandes libros (sobre todo de fantasía o ciencia ficción) como J. K. Rowling, George R.R. Martin, Tolkien o Michael Crichton pero la verdad esque también he leído otras decenas de libros de autores menos reconocidos internacionalmente y que he disfrutado, o no, pero que me han servido por igual para desarrollar ideas.
  • ¿Habrá una continuación de “¿Qué eres y qué haces aquí?”?: 
    No, al menos inicialmente. Quizá me he dejado algún tema en el tintero pero ha sido porque no he sabido desarrollarlo con lógica o no expresarlo bien pero son tan escasos que no daría para elaborar otro libro. De los que hay expuestos en la obra nada más tengo que decir por ahora, podría explicar lo mismo alargando las páginas y mareando al lector pero creo que eso le cansaría en la lectura y acabaría abandonando la obra, era importante ser claro y directo, no quería dar muchas vueltas. A lo mejor, en el futuro, llegara el día en que debería rectificar algo (actualmente lo dudo pero soy humano y todo el mundo puede equivocarse) y explicarlo nuevamente pero creo que serían matices y no daría, tampoco, como para elaborar otro volumen.
  • ¿Te has planteado la escritura como profesión? ¿Vas a escribir más en el futuro?:  
    Para nada, jamás he pensado en tener esto como una profesión. Es algo que disfruto haciendo y no quiero tomármelo como quien va a un puesto de trabajo todos los días. Aunque la obra fuera un best-seller seguiría sin verlo como una profesi
    ón; escribo gane dinero con ello o no, me gusta, la verdad.
    Y sí, voy a escribir más, ya he dicho que estoy en pleno desarrollo de una saga (de la cual llevo los dos primeros libros bastante avanzados) que me llevará algún año que otro terminarla. Pero incluso después de eso tengo proyectos de futuro, he pensado en una novela histórica e incluso spin-offs vinculados a la saga que estoy escribiendo. Una vez que acabe con todo eso (estoy hablando de años vista) no sé que haré.Qué eres qué haces aquí

 

 

La poesia española de posguerra


contienda nacional vivida a principios de los años 30, la poesia española de posguerra arroja lo que se dio en llamar poesía arraigada y desarraigada, representada por dos grupos bien distintos de autores y sus obras principales
. Y como no cabía esperar de otra manera, una vez más los dos bandos del conflicto más devastador de la Historia Moderna de España se decantan por una toma de conciencia al lado de posturas políticas y sociales enfrentadas igualmente.

Por un lado los autores favorables al régimen que obtuvo la victoria, se afanan en presentar una España idílica que poco tenía de veraz tras la guerra. Los valores de la moral católica son ensalzados, así como la familia y el dogma. Las revistas Escorial y Garcilaso agruparían a estos poetas que preferían evadirse con temas etéreos pero también sobre Dios como el creador. Los temas tienden a la banalización y a ensalzar sentimientos como el amor y la belleza, con una vuelta a los clásicos renacentistas y la poesía preciosista de Garcilaso, autor que dio pie a que muchos de estos poetas se denominasen garcilasistas.

Su ausencia de compromiso social y la voluntad de alejarse de una realidad ciertamente devastadora, les agrupó en el bando que representarían Leopoldo Panero, Dionisio Ridruejo, Luis Rosales o Luis García Nieto. Sin embargo, Luis Rosales con su obra La Casa Encendida, daría un paso hacia el otro grupo calificado de poetas desarraigados.

Bajo la revista Espadaña, fundada por los poetas Victoriano Crémer y Eugenio de Nora, Dámaso Alonso o Vicente Aleixandre, ambos famosos por formar parte de la Generación del 27, destacarían con sus obras “Hijos de la Ira” uno y “Sombra del Paraíso” el otro y en el mismo año 1944, como poetas desarraigados que no abandonan la figura de Dios, pero con un enfoque radicalmente opuesto. La soledad, la angustia existencial y el miedo, son elementos comunes también a toda la literatura europea que se crea tras las Guerras Mundiales y en España, también con el mismo telón de fondo.

Y aunque la mayoría de estos poetas evolucionarían hacia la poesía social con el tiempo, son Gabriel Celaya, José Hierro y Blas de Otero, además de José Luis Hidalgo, Leopoldo de Luis y Vicente Gaos, los exponentes de esta corriente lírica menos preciosista, más preocupada por el contenido que por la métrica. Emplearon estilos más directos, el verso libre pero también el soneto y rescataron estrofas populares. Ligados inexorablemente a estos poetas hay que recordar a los que se exiliaron y que son Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado, León Felipe, Luis Cernuda, Pedro Salinas, Jorge Guillén o María Zambrano. El tema de España y el destierro serían el eje transversal de sus obras.

 poesia española

Luzando. La novela de Paco Peñarroya

Os traemos la entrevista que realizó hace unos días Monika Rendón a Paco Peñarroya en el programa Hoy por Hoy de Cadena Ser Villena en relación a la publicación de su novela Luzando.

 

Luzando la novela de Paco Penarroya

 

Hablaron sobre el libro, sus personajes, la promoción, cómo fue el proceso literario para escribirlo… Además ¡parece que Monika Rendón es otra lectora que se ha enamorado de Luzando! Leer más Luzando. La novela de Paco Peñarroya

Distintos tipos de personajes literarios

Los textos narrativos del género novela incluyen siempre una serie de personajes en torno a los cuales gira el argumento de la obra. Y como todos sabemos, los personajes literarios no tienen por qué ser reales sino que son eso, creaciones literarias o personajes ficticios a los cuales se les da vida en el seno de la producción, ya sea novela o teatro como los dos grandes géneros donde los personajes son los protagonistas.

Y como hay pocas obras de la narrativa, y por supuesto ninguna en ningún dramaturgo desaparecido o viviente que prescindan de los personajes y los sustituyan por naturaleza, ciencia o sentimientos aislados sin que pertenezcan a alguien. Lo cual viene siendo materia de ensayo, tratados y otros géneros ajenos a la ficción, los protagonistas, los personajes, son el eje de la trama. Cuando no, son la trama en sí misma e incluso podemos encontrarnos con tan solo uno y con un monólogo como argumento, como ocurre con “Cinco horas con Mario” del castellano Miguel Delibes.

Pero aunque podría hablarse de diferentes adjetivos para describir el tipo de personajes que dan vida a una obra, los más claros se hacen distinguir entre personajes redondos, que son aquellos que no siempre coinciden con los principales o de relieve pero a menudo sí, y cuya naturaleza psicológica se construye para dar entidad, a veces contradictoria, al conjunto de la pieza. Por contraposición están los personajes planos, cuyo carácter se mantiene por igual durante el desarrollo de la misma.

Se habla de personajes dinámicos o evolutivos como una diferenciación de los principales, que como su propio nombre indica, llevan el peso del argumento. En los dinámicos, su trayectoria psicológica dentro de la obra se va modificando desde el comienzo hasta descubrir un personaje que se ha ido transformado psicológica y conductualmente en otro al final de la misma. Al contrario de los estáticos, ideados con una misma personalidad y acción desde principio a fin.

Sin lugar a dudas, los personajes principales son los que desarrollan la acción y configuran el mensaje que transmite la obra. Pueden ser uno o varios, incluso en modo coral como apreciamos en obras donde se exponen numerosos ejemplos de vidas, conductas y mensajes alternativos, superpuestos o simplemente expuestos ante el lector a modo de micronarrativas con lazos de unión o sin ellos. Los secundarios colaboran con los principales sin aspirar a serlo, pero dan sentido a sus acciones y profundizan en el significado general.

personajes literarios

De oficio, escritoras.

escritoras

Las escritoras nos han dado algunas de las mejores novelas, relatos, poemas o ensayos que se han escrito. Pero esta clase de reconocimiento no se hace fácilmente a las mujeres. Durante siglos las escritoras han tenido que pelear no sólo porque sus trabajos sean valorados o publicados, si no por el acto primero de escribir y el acceso a la educación. Muchas tuvieron que usar nombres de hombres y seudónimos, firmar simplemente con las iniciales o permanecer totalmente en el anonimato. Pero gracias al trabajo y la lucha de todas ellas se ha ido abriendo una brecha en el camino para aquellas mujeres que quieran dedicarse a esta profesión.

De entre algunas de las liberales que rompieron moldes y cambiaron la historia de la literatura con su técnica y maestría podemos mencionar a las británicas Emily Dickinson en el siglo XIX o Virginia Woolf en el XX. Por inspirar a otras mujeres a hacer lo mismo citaremos a las también británicas Agatha Christie y JK Rowling, quienes además acercaron la lectura al gran público y cuyas obras han sido unas de las más traducidas de la historia.

En la historia de America nos encontramos con  Harper Lee o Alice Walker cuyas obras se han ganado un puesto de honor los clásicos, pero que en su día supusieron toda una declaración de rebeldía y critica. En el caso de la  latinas no podemos dejar de mencionar a Gabriela Mistral, Laura Esquivel o Isabel Allende.

Y en casa no podemos olvidarnos (como lo ha hecho la historia) de “la otra” Generación del 27, la de las SinSombrero que no eran solo literatas si no que participaron en las vanguardias artísticas y en la política. Las escritoras del Realismo Social de los 40 y 50 como Carmen Laforet y Ana María Matute si que sería más reconocidas, igual que las escritoras más contemporáneas como Rosa Montero, Carmen Posadas, Almudena Grandes, Maruja Torres o Lucía Etxebarría.

Aún así en los premios más importantes de la literatura como son el Nobel o el Pulitzer el porcentaje de premiadas es notoriamente bajo. En el caso del primero solo un total de 14 sobre 100 y de las cuales 13 han sido en los últimos años. Lo mismo sucede con los premios nacionales como el Premio Planeta o el Nadal, donde el despuntes de ganadoras se empezó a producir hace relativamente poco.

Queda un largo trayecto para que el talento se reconozca antes que el genero, pero una de las maravillas de la escritura es su perdurabilidad a través del tiempo. Por eso a través de sus obras podemos volver a escuchar las voces que tiempo atrás no se supieron reconocer.

¿El mejor homenaje para el Día de la mujer? Leerlas.

Entrevista a Adrian Andrade autor de Knifer

Adrian Andrade empezó escribiendo poemas en secundaria (aunque el decía que eran canciones de música). Cuando comenzó a estudiar su Licenciatura en Comunicación en la UABC se adentro en en el mundo blogger con su propio blog de cine. Y el año pasado llego, Knifer, su primera novela. Actualmente también colabora como crítico del cine para el periódico de El Mexicano y produce por cuenta propia sus segmentos radiofónicos tras diplomarse en Locución por la Escuela de Radio Media.

Knifer

  1. ¿Por qué escribes Adrian?
    Principalmente porque me gusta. Siempre me ha gustado contar historias, todo lo que se me viene a la mente. Cada rato estoy ideando una locura. Puedo decir que es una pasión que he tenido desde siempre.
  2. ¿Hay algo que te motiva para escribir? ¿Tienes alguna hora especial o es algo espontáneo?
    Prefiero escribir en las mañanas porque parece que estás más fresco…pero igual puedo escribir en las tardes. ¿Y algo que me motiva para escribir? Ver como continúan las vidas de esos personajes que he creado. Aunque suelo batallar mucho con volver a coger el ritmo cuando lo dejo varios días o semanas. Me da miedo volver a entrar, pero una vez que estas metido en rutina las cosas fluyen.
  3. ¿Y la inspiración de donde sale?
    No es como que uno se sienta y por obra de magia te cae (risas). Es cuestión de esforzarse y estar en el ordenador, y dejar de lado todo lo que nos pueda distraer: las RRSS, teléfono, televisión…hoy en día cuesta enfocarse en una sola cosa. Se requiere mucha concentración, trabajo, iniciativa y responsabilidad contigo y con tu historia.
  4. Cuando escribes una historia ¿Ya sabes cual va a ser el final? ¿O según haces la historia se te va presentando?
    Ya se cual es final, los cambios que se presenten pueden ser según vaya conduciendo hacia ese final. Creo que es importante porque si no me perdería en la historia. De esta manera me puedo perder en el transcurso de la misma, pero se hacia donde voy.
  5. ¿En que libros te has inspirado? ¿Qué escritores te sientes a gusto habiendo leído?
    El Conde de Montecristo de Alejandro Dumas. Aun estoy impresionado por el personaje que creo, la riqueza cultural…me quede enganchando en unas vacaciones mientras estaba estudiando mi Licenciatura. También Isabel Allende con “La casa de los espíritus” mostrando cómo va de generación a través del conflicto en Chile. Esos escritores me han dado mucho en el sentido de tejer complejidad de la historia. También recientemente leí de Dan Brown la novela Infierno y ahora entiendo porque tiene tanto reconocimiento. Es un maestro del suspense y me inspiró en este tema. Tiendo a leer varios tipos de novela. En este momento me encuentro atrapado con algunas de Star Wars porque soy muy fan, así que ellas también me influenciaron para escribir ficción.
  6. ¿Y entonces quién es Knifer?
    Knifer es un personaje que cree en el 2002 que siempre ha andado en mi cabeza. Al principio lo consideré un agente especial, pero cambió incluso a zombi o vampiro. Hasta que hace 3 años se me decidí que iba a ser un soldado que estuvo en la Segunda Guerra Mundial. Un antihéroe
  7. ¿Hacia que publico está dirigido la novela?
    General, no infantil pero a cualquier adolescente o adulto que quiera leer sobre conflictos bélicos, suspense, acción o aventura le va encantar.
  8. Algo importante ¿Como creas los personajes?
    A veces me apoyo en personas que conozco, aunque en este caso Knifer tiene todo lo que yo no soy : no soy un soldado, no soy tan valiente, ni soy como es él en algunos caso tan narcisista, tan honesto diciendo las cosas sin un filtro. O sea, él es un renegado. Al principio puede ser un personaje muy fuerte y difícil de seguir pero a medida que vas leyendo vas descubriendo como este personaje “maldito” va humanizándose a medida que conoce diferentes identidades.
  9. En la obra el motivo siempre presente es la guerra ¿Alguna razón por la cual te decidiste a escribir por este tema?
    Pues es controversial, no es fácil. Mientras estaba escribiendo tuve que hacer una gran labor de investigación y decidir cuanto de fiel quería ser a lo que realmente paso. Estuve leyendo estrategias, las campañas e incluso me di la libertad de utilizar ciertos hechos históricos dándoles un giro. Quería darle otro punto de vista, de ahí el claim de la novela: “Descubre la verdadera guerra a través de los ojos de un maldito antihéroe”.
  10. ¿Knifer es el inicio de algo más? ¿Habra más para el personaje en el futuro después de este primer libro?
    Yo la escribí con la idea de una novela autoconclusiva, pero hoy en día no descarto las posibilidades de volver a retomarla. Siento que podría haber una alternativa, otra historia para explorarse por la forma en la que culminan los eventos pero por el momento no lo tengo contemplado.

knifer

Influencia de la literatura clasica en la actualidad

A estas alturas sigue siendo ineludible la influencia de la literatura clasica en la actualidad. Esta tradición grecorromana es la base impenitente de los géneros que se conocen en la modernidad más actual que siguen triunfando en la literatura, un amplio espectro de géneros a los que tímidamente puedan ser añadidos algunas creaciones como el cómic, si es que algunos especialistas en estos temas tienen a bien considerarlo como literatura moderna.

No cabe olvidarse de semejante fundamento a la hora de abordar cualquiera de los géneros en los que se clasifica la literatura tal y como la conocemos hoy. Sigue siendo la épica de griegos y romanos (La Ilíada y La Odisea) el género transversal a todos ellos, y el más tardío viene siendo la novela, aunque para los presentes lectores de menos de 30 años, ya se considere un género clásico.

Y por supuesto que lo es, como lo es la poesía y el teatro, pero también lo son los tratados científicos y la fábula, la sátira o el ensayo si la filosofía en este último ha logrado transmitir conocimientos, y es la base de la pedagogía en la transmisión de conocimiento en los libros escolares, por ejemplo.

literatura clasica

La tragicomedia en el teatro, la lírica en la poesía o la épica en la novela actual ya clásica, siguen siendo la consecuencia de aquellos textos latinos de la antigua Grecia y la posterior Roma, que nos dejan toda la sabiduría que no hace más que repetirse con otras fórmulas novedosas, pero en constante clonación. Muestra palpable de la influencia de los ancestros mediterráneos en nuestra literatura es el Ulisses de James Joyce, la novela que siempre se presenta como referente. Pero no es el único caso porque en España se siguió este influjo persistente en títulos de Buero Vallejo, de Alvaro Cunqueiro y Torrente Ballester, sin saber muy bien a estas alturas cuál de estas simetrías es la más afortunada o ninguna lo ha sido realmente. Todo aquel que haya leído a James Joyce en Ulisses, lo sabrá.

Pero es que en la lírica, torrente de sentimientos en el género de la poesía que llega hasta hoy y rompe precisamente en los últimos cien años con la pesada carga de batallas e interioridades incomprensibles para el hombre moderno, también bebió de la literatura clasica, concretamente del Ulises de la Odisea y del Homero de la Ilíada. Igual ocurre con el teatro y la novela, siguen tomando la savia que el teatro clásico emana y no es una suposición arbitraria.