Entrevista a Daniel Soria Velázquez, autor de Grisálida

Daniel Soria Velázquez

Daniel Soria Velázquez nació en la ciudad de Valladolid, en el año 1971. Ya desde pequeño se apasiono por lectura y la escritura,  a las que dedicaba la mayor parte de su tiempo libr. Por eso en su etapa escolar siempre destacó en este apartado, y se granjeó varias menciones y reconocimiento por parte de sus profesores.

Escribir siempre ha sido una necesidad para él, y como resultado nacieron múltiples cuentos e historias aunque nunca se había animado a publicarlas. No fue hasta que empezó a trabajar en una Librería junto a su mujer, y allí, rodeado de letras y de cultura, por fin se decidió a escribir su primera novela en serio que no es otra que Grisálida.

  • Siempre te ha apasionado leer y escribir, pero, ¿Qué fue lo que te animo a publicar? ¿Por qué Grisálida y no otra historia?
    Bueno, la verdad es que me animé cuando vi que la novela había quedado como yo quería. Sinceramente, nunca había escrito una historia tan larga, y, aunque apenas me llevó tres meses terminarla, luego tardé varios años en conseguir que quedase a mi gusto. ¿Y por qué Grisálida? ¡Hum!, quizá porque aborda un tema del que yo quería dar mi opinión o mi punto de vista, dentro del conjunto de varios factores. ¿Qué factores? Verás, para no extenderme demasiado diremos que, desde los años noventa, me llamó mucho la atención el auge de noticias acerca de mujeres asesinadas por sus compañeros sentimentales (algo que, como vemos, no ha cambiado demasiado en la actualidad), y eso, más adelante, me hizo preguntarme algunas cosas que, en apariencia, los Medios ni siquiera mencionaban. Porque, ¿qué puede hacer una mujer maltratada cuando ya no soporta más la situación en la que está? Si quitarse la vida puede ser una opción válida, ¿no habrá casos de suicidios que también sean consecuencia de la violencia de género?… No existen datos sobre ello, pero, dado que hay miles de suicidios al año en España, lo lógico es pensar que sí. Entonces, ¿los posibles culpables son, legalmente, inocentes? A mí me parece muy injusto.
    Otra de las claves de la novela, que también me llamó mucho la atención en su día, es el derecho a tener una muerte digna (lo cual, inevitablemente, nos hace pensar en Ramón Sampedro, supongo). Es decir, Elena, la protagonista, opta por quitarse la vida para acabar con el sufrimiento al que le tiene sometida su marido, porque no ve otra salida ni ningún tipo de futuro en su existencia; pero opta por hacerlo de una manera digna para ella, o al menos de una manera en la que hacerlo le suponga una paz espiritual acorde a un mínimo de dignidad, alejada completamente de la brutalidad del marido. ¿Una decisión respetable? ¿Polémica? Sí, quizá.
    Por lo tanto, tenía una historia interesante para ser narrada; y además, como no quería caer en un exceso absurdo, o crear morbos inapropiados, o conflictos violentos, decidí que la acción tenía que comenzar cuando nuestra protagonista ya ha tomado la decisión de morir, y se dirige a Galicia precisamente para ello. Así, la idea del “suicidio como consecuencia de la violencia machista” ya venía implícita en el mensaje, sin tener que afrontar el doloroso proceso que la ha llevado hasta ese punto. Por eso elegí Grisálida y no otra historia.
  • ¿Cuáles son tus autores de referencia? ¿Y un libro en particular que te haya marcado?
    De pequeño disfruté con todos y cada uno de los libros de Julio Verne que cayeron en mis manos, y con otros relatos de fantasía y de aventuras de distintos autores. Después, comencé a leer novelas más serias, aunque en ese ámbito no tenía nombres de referencia. Sin embargo, empecé a interesarme en obras que yo consideraba que estaban muy bien escritas, o que tenían algo que las hacía destacar de alguna manera. Por eso, cuando llegó a mis manos “El Señor de los Anillos”, de J. R. R. Tolkien, todo cambió para mí; y durante mucho tiempo esa fue la historia que marcó mi vida, aunque no influyó en mi forma de escribir, porque yo tenía mi propia manera de estampar los pensamientos y los sentimientos sobre el papel. (Por eso, aunque Grisálida homenajee declaradamente a Tolkien, no es ni mucho menos una novela de Fantasía; es muy diferente).
    Sin duda, y aclarado esto, el libro que más me ha marcado ha sido “El Señor de los Anillos”, aunque también me encantan “El nombre de la rosa”, “Niebla”, “1984”, “Los vampiros de la mente” (que no tiene nada que ver con vampiros, por cierto), “El judío errante”, “Los pilares de la Tierra”, “Los renglones torcidos de Dios”, “El señor de las moscas”, “Matar a un ruiseñor”, “Platero y yo”, los “Cuentos” de Cortázar, “Un viejo que leía novelas de amor”, “La ladrona de libros”, etc, etc.
  • En Grisálida se trata temas muy duros como el suicidio y el maltrato ¿Ha sido complicado empatizar con tu personaje?
    Realmente no. De alguna forma, muchas de las dudas y las preguntas que se hace Elena a lo largo de la novela, son inquietudes que ya existían en mi mente, y que no tienen nada que ver con el maltrato machista. Temores, miedos, decepciones y complejos, son parte de las situaciones que vive el ser humano cada día, y cada uno lo vive de una forma tan directa como propia, luchando con monstruos internos que se parecen demasiado entre sí. Empatizar con Elena fue fácil desde el principio (a pesar de no haber vivido ninguno de sus dramas), porque incluso antes de conocerla ya había empatizado con ella.
  • El entorno de Galicia juego un papel muy importante en el libro ¿Tiene un significado especial también para ti?
    Es curioso, porque antes de escribir la novela no había ido nunca a Galicia, y ya me encantaba. Todos los cuentos, mitos y leyendas que se escapaban de allí, se recogían en mi imaginación para darle un aire fantástico a esa región verde y misteriosa; también el idioma, el acento, las costas, los acantilados, las gentes, los bosques… Por eso la elegí para Elena. Por eso, y porque desde allí se ven las mejores puestas de sol de España.
    Sin embargo, más allá de esos detalles, Galicia tampoco tenía un significado especial para mí en aquel entonces; ahora que he estado allí tres veces, sí lo tiene, incluido el Cabo Touriñán.
  • ¿Qué nos puedes decir de Elena y Tomás, los personajes principales?
    Elena es la parte “real” de la historia, la parte humana de las mujeres maltratadas, con todos sus matices; también es un poco el “nosotros”, el “ellas”, o la vecina que podríamos tener sin sospechar por lo que está pasando. Y Tomás representa el toque “exótico, raro o fantástico”, necesario para cambiar de colores las páginas de una forma radicalmente distinta; de hecho, más de un lector pensará que se ha equivocado de libro al comenzar el Capítulo 1, porque en ese primer instante es Tomás el que tiene el protagonismo, y su protagonismo acarrea que no sepas qué pensar de lo que estás leyendo. ¿Es un farsante, un espíritu poderoso, un viejo que no lo es, o una persona normal a la que le falta un tornillo? O quizá solo sea… Tomás.
    De todas formas, tampoco quiero desvelar demasiados detalles de su trascendencia en los hechos, pero al menos diré que, al principio, lo vemos todo desde la perspectiva de Tomás, lo vemos todo a través de sus ojos infinitos, y Elena es el personaje que él está descubriendo para nosotros. Pero, a medida que transcurren las páginas, empezamos a verlo todo a través de los ojos de Elena, ella se convierte en la protagonista, y él pasa a un plano secundario en la narración, aunque nunca deja de estar presente en el subconsciente. Y claro, es ahí cuando Elena se convierte en lo que realmente es, y la que nos hace pensar con ella, sentir con ella, sufrir con ella, y casi dialogar con ella. La Grisálida como tal. (Siempre me gustó esa forma de invertir los papeles principales).
  • ¿Podremos leer mas obras tuyas en un futuro? 
    ¡Ja!, eso dependerá del Futuro. A mí me encantaría, y ya tengo una historia y una estructura para otra novela; pero claro, como decía John Connor en ‘Terminator 2’, “El futuro no está establecido. No hay destino. Solo existe el que nosotros hacemos”. Así que tendré que consultarlo con John Connor.

Muchas gracias a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *