Los 5 errores más frecuentes que cometen los escritores noveles.

Los 5 errores más frecuentes que cometen los escritores noveles

La escritura es un arte que podemos aprender.

Normalmente, cuando nos decidimos a empezar a escribir, lo hacemos desconociendo todas las técnicas literarias que deberíamos utilizar. Es necesario instruirnos en estas metodologías para conseguir los resultados que queremos conseguir.

En este artículo repasamos los 5 errores más habituales que cometemos cuando nos decidimos a adentrarnos en el maravilloso mundo de la escritura.

La escritura es una forma de terapia, a veces me pregunto cómo hacen todos los que no escriben, componen o pintan para escapar de la locura, melancolía, el pánico y el miedo que es inherente a las situaciones humanas.

Graham Greene

1. Demasiados detalles

Cuando empezamos a escribir, todos los detalles nos parecen importantes y aparece cierto miedo a dejarnos algo en el tintero. Debemos aprender a reconocer qué detalles son relevantes para el conjunto de la historia y aportan algo al hilo argumental. Son necesarias las descripciones de los personajes, sus formas de ser y de pensar, pero no caigamos en el error de aportar información superflua sobre ellos que no nos va a aportar conocerlos mejor.

2. Generar confusión con los diálogos

Necesitaremos aprender a separar los diálogos entre personajes del resto del texto, a fin de no causar confusión en el lector. Esto lo conseguiremos acotando adecuadamente los diálogos con los guiones necesarios.

—Hola —dijo Eva mientras levantaba la vista.

—No creí que fueras a venir —contesté—. Eva se acercaba a mí esbozando una sonrisa.

—Tenemos mucho que contarnos —murmuró.

En este diálogo vemos como se usan constantemente verbos (decir, contestar, murmurar). Cuando empezamos a escribir nos resulta demasiado insistente su uso, pero será necesario para el entendimiento del lector. Además, cuando leemos un libro casi no reparamos en ellos, aunque nos estén sirviendo de guía.

3. Escribir sobre lo desconocido

Para escribir con credibilidad documentarse es esencial

Escribir sobre algo conocido se nota, hace mucho más creíble tu historia. El lector percibe lo que cuantas como algo verosímil. Una historia bien documentada y ambientada captará mucho mejor la atención del lector y lo mantendrá interesado.

4. Represión en la forma de escribir

Cuando escribimos tenemos que hacerlo “a alma descubierta”, de otra forma únicamente conseguiremos una escritura mediocre. Abrirnos de esa manera al principio es difícil, e incluso puede llevarnos a conocer partes de nosotros mismos que aún no habíamos visto o no queríamos ver.

Es normal preguntarnos qué pensará el lector cuando lea nuestra historia, ¿nos juzgará?, ¿pensará que lo que le pasa a los personajes me ha pasado a mí? Esto puede llegar a frenarnos y restar naturalidad y autenticidad a nuestra escritura.

5. Confusión entre el narrador y la voz propia

En este punto debemos tener en cuenta que cualquier escritura, sea ficción o no, está sometida a una serie de reglas generales que debemos seguir. La narración debe ser consistente por sí misma y estable. Debe ser un bloque que funcione de manera autosuficiente y no se debe confundir con la voz del autor.

El autor es el escritor que crea el relato y es él quien elige un narrador, una voz narradora.

 

Consultad otros de nuestros consejos para escritores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *