Influencia de la literatura clasica en la actualidad

A estas alturas sigue siendo ineludible la influencia de la literatura clasica en la actualidad. Esta tradición grecorromana es la base impenitente de los géneros que se conocen en la modernidad más actual que siguen triunfando en la literatura, un amplio espectro de géneros a los que tímidamente puedan ser añadidos algunas creaciones como el cómic, si es que algunos especialistas en estos temas tienen a bien considerarlo como literatura moderna.

No cabe olvidarse de semejante fundamento a la hora de abordar cualquiera de los géneros en los que se clasifica la literatura tal y como la conocemos hoy. Sigue siendo la épica de griegos y romanos (La Ilíada y La Odisea) el género transversal a todos ellos, y el más tardío viene siendo la novela, aunque para los presentes lectores de menos de 30 años, ya se considere un género clásico.

Y por supuesto que lo es, como lo es la poesía y el teatro, pero también lo son los tratados científicos y la fábula, la sátira o el ensayo si la filosofía en este último ha logrado transmitir conocimientos, y es la base de la pedagogía en la transmisión de conocimiento en los libros escolares, por ejemplo.

literatura clasica

La tragicomedia en el teatro, la lírica en la poesía o la épica en la novela actual ya clásica, siguen siendo la consecuencia de aquellos textos latinos de la antigua Grecia y la posterior Roma, que nos dejan toda la sabiduría que no hace más que repetirse con otras fórmulas novedosas, pero en constante clonación. Muestra palpable de la influencia de los ancestros mediterráneos en nuestra literatura es el Ulisses de James Joyce, la novela que siempre se presenta como referente. Pero no es el único caso porque en España se siguió este influjo persistente en títulos de Buero Vallejo, de Alvaro Cunqueiro y Torrente Ballester, sin saber muy bien a estas alturas cuál de estas simetrías es la más afortunada o ninguna lo ha sido realmente. Todo aquel que haya leído a James Joyce en Ulisses, lo sabrá.

Pero es que en la lírica, torrente de sentimientos en el género de la poesía que llega hasta hoy y rompe precisamente en los últimos cien años con la pesada carga de batallas e interioridades incomprensibles para el hombre moderno, también bebió de la literatura clasica, concretamente del Ulises de la Odisea y del Homero de la Ilíada. Igual ocurre con el teatro y la novela, siguen tomando la savia que el teatro clásico emana y no es una suposición arbitraria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *